Calderas estancas Vs. calderas de condensación, ¿en qué se diferencian?

 

Gracias al acceso que tenemos a todo tipo de fuentes de información, cada vez nos volvemos (o eso creemos al menos) más expertos en cualquier asunto. Y claro está, en lo tocante a la energía del hogar no podía ser menos.

 

Ya sea gas o electricidad, tenemos en cuenta múltiples factores que leemos en prensa o en blogs especializados como este. Por ejemplo, cualquier usuario se fija cada vez más tanto en el ahorro económico del hogar como en el cuidado del medioambiente, o lo que es lo mismo, en la eficiencia energética de los equipos que se vayan a instalar. Y es en ese momento cuando les puede surgir la duda sobre qué tipo de caldera irá mejor a sus objetivos, lo que nos lleva directamente a la pregunta que nos formulamos en este artículo: calderas estancas Vs. calderas de condensación. ¿En qué se diferencian? ¿Cuál es preferible para cada cometido?

 

Características de las calderas estancas

En primer lugar, vamos a ver cuáles son las características de cada una de ellas. Y empezamos por la caldera estanca, la cual, como su nombre indica, tiene la cámara de combustión totalmente sellada. En este caso, para llevar a cabo la combustión, se conecta con el exterior a través de un tubo, mediante el que obtiene el aire requerido y vierte los humos que se desprenden de la combustión. A eso hay que añadir que el tiro de este tipo de caldera es siempre forzado, por lo que necesitará un ventilador para aspirar y expulsar gases.

¿Y qué se evita con las calderas estancas? Pues como no están en contacto con los gases de la combustión, se elimina el peligro de fuga de gases tóxicos –y por lo tanto, peligrosos– hacia la vivienda. Además evita que fenómenos meteorológicos tan habituales como la lluvia o el viento afecten a su funcionamiento. En definitiva, estamos hablando de calderas seguras y limpias.

 

 Instaladores de calderas

 

Características de las calderas de condensación

Centrémonos ahora en las calderas de condensación, las cuales cuentan con una cámara cerrada. Su modo de funcionamiento es el siguiente: aprovechan el calor antes de que se escape por la chimenea, de modo que reutilizan la energía generada por el vapor de agua durante la combustión. Así consiguen ahorrar en el consumo de gas hasta un 35%.

Este tipo de calderas son perfectas para sistemas de calefacción como los suelos radiantes o los radiadores con superficie muy alta donde se podrá aprovechar el calor de la condensación. Claro que será necesaria la instalación de un desagüe.

Y como suele ocurrir con todo lo que supone un ahorro económico a largo a plazo y en el día a día, la inversión inicial es mayor. No obstante, se compensa después en la factura. Además, se reducen las emisiones contaminantes.

Diferencias entre calderas estancas y calderas de condensación:

Una vez expuestas las bondades de cada una de estas calderas, comparemos:

  • Las calderas estancas son menos eficientes, más económicas, no utilizan los humos producidos por la condensación y sus equipos son un poco más ruidosos. El rendimiento del proceso de calefacción se encuentra entre el 90 y 95% sobre el PCI (poder calorífico inferior).
  • Las calderas de condensación cuentan con más tecnología, resultan más costosas, utilizan los humos producidos por la condensación para la calefacción y son menos ruidosas. Tienen un rendimiento de hasta un 105-110%.

 

Mejores calderas de condensación

Dada la eficiencia de las segundas, hemos de añadir que elegir entre las mejores calderas de condensación (pues son las que hoy día se instalan con más asiduidad) siempre dependerá de varios factores como su rendimiento, su eficiencia, su durabilidad y su precio. Todos ellos estarán supeditados a nuestras necesidades y las de nuestro hogar. Y cuando tengamos eso en cuenta, habrá modelos y marcas que se adaptarán mejor o peor a nuestras demandas.

En este sentido, en illisto siempre trabajamos con los líderes del mercado, es decir, con marcas del calibre de Junkers, Vaillant, Saunier Duval… Y contamos con expertos instaladores de calderas que te ayudarán a elegir entre las mejores.

Instalaciones de calderas

Para finalizar, debes saber que actualmente en las instalaciones de calderas hay que tener en cuenta las normativas europeas, las cuales obligan al montaje de calderas de condensación en obras nuevas. El objetivo no es otro que la reducción de gases contaminantes.

Además, todos los tipos de caldera cuentan con una etiqueta de eficiencia energética y de contaminación acústica, gracias a las cuales, el usuario conocerá los niveles del modelo que vaya a adquirir. Y si no tienes claras las características, en ilisto hay un equipo de profesionales dispuesto a asesorarte en todo lo que necesites.

Contacta con nosotros