¿Cómo ahorrar en la factura del gas?

No cabe duda. “¿Cómo ahorrar en la factura del gas?” es la pregunta que la mayoría nos hacemos cuando llega el recibo y pensamos que la cifra es demasiado elevada. Y es que, ante el aumento de los precios de la energía en los últimos años, cualquier medida que se pueda tomar para que el gasto disminuya suele ser bienvenida. Veamos pues las opciones que se abren ante cualquier usuario para abaratar los gastos en calefacción y conseguir un importante ahorro energético.

Consejos para ahorrar en la factura del gas

Aunque el Ministerio para la Transición Ecológica haya preparado una orden ministerial que conllevará una bajada del 2% en la tarifa regulada del gas natural, existen otras opciones para conseguir ahorrar en la factura del gas a partir de ya. Apunta, ya que muchas de ellas son de sentido común. 

Aprovecha la luz del Sol. Sube las persianas y deja que entre la luz en las horas centrales del día. Su poder calorífico sigue siendo importante incluso en invierno y con el efecto lupa del cristal puede ayudar a caldear cualquier estancia sin necesidad de tener tan alta la calefacción.

Ventila a primera hora. Es probable que es lo primero que hagas por la mañana. Hay que ventilar el hogar pero siempre antes de poner la calefacción. Hacer todo a la vez es tirar el dinero. Asimismo, cuando tengas que abrir en cualquier otro instante –por la razón que sea–, asegúrate de cerrar la puerta de la habitación para no perder calor.

Regula la temperatura. No juegues con el termostato sin ton ni son. Piensa que la mejor temperatura para el invierno son los 21 o 22 grados. Cada grado que subamos provocará un aumento en la factura. Por esa misma razón es importante no dejar que baje demasiado la temperatura, ya que gastarás menos manteniéndola que tratando de alcanzarla si el termómetro se desploma.

Utiliza un termostato inteligente. Puede que no tengas un termostato de estas características en tu hogar, por eso es muy recomendable hacerse con uno como el Nest de Google. ¿Por qué? Porque no solo aprende a autorregularse, sino que además lo hace poniéndose como objetivo la eficiencia energética en el hogar. Además, teniendo en cuenta la constante evolución de las calderas en cuanto a prestaciones, se convierte desde el primer momento en su complemento perfecto.

Controla la temperatura de cada habitación. Con esto no estamos diciendo que vayas de estancia en estancia con el termómetro, sino que tengas presente cuáles son las que apenas utilizas para tenerlas cerradas y a una menor temperatura –en torno a los 15 grados–. El ahorro de gas no será muy elevado, pero sumará para un buen resultado final.

Olvida la manga corta. Puede que seas muy caluroso y vayas por casa con ropa de verano, pero si no es así, deja a un lado las camisetas de manga corta. No pasa nada por que te abrigues un poco, que para eso estamos en la época más fría del año. Usar la bata puede ayudarte a ahorrar.

Mantén la temperatura del agua por debajo de los 45 grados. Esto incidirá en e l ahorro de gas, pues calentarla por encima de ese nivel provoca un aumento geométrico del coste.

 

ahorro gas

Vigilando la instalación

Más allá de estos consejos diarios que ayudan a que los gastos en calefacción no sean tan elevados, hay otros aspectos que hemos de tener en muy presentes para evitar que dichos costes se disparen.

  • Probablemente no ocurra así, pero en caso de que los radiadores no estén situados bajo las ventanas, trasládalos a esa posición ya que es la más adecuada para que el calor se reparta por todo el hogar.
  • Revisa que la puerta y las ventanas cuentan con un buen aislamiento. Si detectas que no es así, piensa en su sustitución o en colocar algún tipo de goma o material que evite la entrada de aire frío.
  • Y lo más importante de todo: revisa que la instalación de la caldera y todo el circuito de calefacción se encuentran en un estado óptimo (no te olvides de purgar los radiadores antes del invierno). Desde ilisto consideramos que una buena salud de la caldera de gas resulta esencial para su funcionamiento y, claro está, para conseguir el ahorro energético deseado.

En definitiva, si sigues los consejos expuestos y mantienes tu instalación en buenas condiciones es más que probable que ahorres en la factura del gas.

Contacta con nosotros