Como ahorrar luz y agua en casa: los mejores tips

 

En la mayor parte de los hogares, el consumo de luz y agua es el que más gastos ocasionan a las familias. Sabemos que a menos que te haya tocado la lotería, te enfrentas con cierto miedo a las dichosas facturas del hogar.

Sin embargo, ahorrar energía es fácil si sabes cómo. La clave está en adquirir nuevos hábitos y deshacernos de viejas costumbres que son contraproducentes para la economía del hogar y la supervivencia de nuestro planeta. A continuación te ofrecemos 10 tips para que sepas cómo ahorrar en casa. ¡Toma nota!

1. La “A” de “ahorrar”: el etiquetado energético

Si estás pensando en adquirir un nuevo electrodoméstico, recuerda que un punto de partida para ahorrar es fijarse en su etiquetado energético. Aquellos que disponen de la letra A son más respetuosos con el medio ambiente y consumen menos.

Piensa que aunque su precio es más alto, con el tiempo lo amortizaras pagando bastante menos.

2. La lavadora: punto clave para ahorrar luz y agua en casa

Uno de los gastos más elevados de agua y luz lo producen las lavadoras. Una clave para ahorrar es lavar el agua en frío, así nos evitamos que esta tenga que calentarse, lo que generaría un gasto extra tanto de luz como de agua.

Además, llenar la lavadora al máximo y hacer uso de programas económicos te ayudará a ahorrar en tus facturas.   

3. Las luces LED: ahorro energético y económico

Si  vas a adquirir una nueva pantalla o monitor, no olvides optar por los de LED, o en su defecto OLED, ya que reducirás significativamente el consumo de luz. Y, por supuesto, lo mismo ocurre con las bombillas.

Además, una ventaja que tienen las bombillas LED es que tienen una vida útil de unos 17 años (más concretamente, de unas 50.000 horas), lo que se traduce también en un ahorro monetario, sobre todo si tenemos en cuenta que las bombillas tradicionales tan solo duran unas 2.000 horas.

Ahorrar en casa

4. Usa placas de inducción para ahorrar luz en casa 

Las placas de inducción, además de ser más ecológicas que las de vitrocerámica y gas, también son mucho más económicas, ya que solo suministran el calor necesario para cada uso.

Además, calientan mucho más rápido que la vitrocerámica y el gas. ¡Si es que todo son ventajas!

5. Bombillas de bajo consumo, ideales para ahorrar luz

Si no te convencen las bombillas LED, otra opción es que optes por las bombillas de bajo consumo, las cuales duran más que las tradicionales y consumen un 80% menos.

Si las cambias, lo vas a notar significativamente. Eso sí, recuerda apagar las luces cuando salgas de una habitación. Estos malos hábitos también engrosan la factura.

6. Cuidado con la calefacción y el aire acondicionado

Muchas veces tenemos la costumbre de calentar o enfriar la casa o habitación a una temperatura más alto (o elevada) de la necesaria, generando un gasto importante de luz.

Lo mejor es que cuando sientas que tu hogar ha llegado a la temperatura adecuada, lo apagues. Generalmente, la temperatura suele aguantar bastante rato después de apagar estos electrodomésticos. Otra opción es que en invierno uses manta y ropa de abrigo, y que en verano dejes todas las ventanas abiertas y vayas con ropa ligera.

7. Aprovecha el agua fría de la ducha

Cuando te duches, puedes llenar un cubo o palancana con el agua fría de la ducha, hasta que empiece a salir caliente. Esta agua puedes aprovecharla para regar las plantas o fregar el suelo, entre otras opciones.

Lo mismo ocurre con el agua de la pila, si tienes por costumbre lavar los platos con agua caliente.

8. El lavavajillas: clave para el ahorro del agua en casa 

Este electrodoméstico de por sí gasta mucha agua, así que úsalo solo cuando esté lleno y siempre con programas económicos. 

De otra forma, no solo derrocharías agua, sino también electricidad, ya que de no llenarlo, tendrías que poner el lavavajillas muchas más veces.

9. Las regletas: las grandes aliadas para ahorrar luz en casa

Algunos aparatos, aunque estén apagados, siguen consumiendo. El que más es el televisor y su característica luz roja. Para evitarlo, lo mejor es comprar regletas y enchufarles todos los aparatos eléctricos.

De este modo, cuando no los uses, solo tendrás que apagar la regleta y estarás ahorrando una gran cantidad de energía y dinero.

10. Durante el día, no enciendas la luz

Este es uno de los puntos clave a la hora de ahorrar luz y agua en casa. En ocasiones, encender la luz de las habitaciones es más una costumbre que una necesidad.

Por ello, siempre que puedas evita encender las luces de casa. De esto modo, a final de mes, notarás un importante cambio en la factura de la luz.

Contacta con nosotros